Cargando
clubhouse futuro de redes sociales

El futuro de las redes sociales es… ¿la radio?

Recuerdo la vieja radio de mis abuelos. Una aguja blanca se desplazaba lentamente por una enorme lista de números horizontal. Años después se popularizó que el vídeo había matado a la radio. Más tarde llegaron los podcast, las redes sociales, Spotify, … Y, cuando parece que no hay salida y esperas que la realidad virtual sea el siguiente gran salto en redes sociales, me encuentro que, ¿volvemos a la radio?

Como decía, pese a todas las amenazas de desaparición, la radio sigue entre nosotros y, al entrar en en 2021, un artículo del MIT Technology Review titulado “The future of social networks might be audio” dice que es el futuro de las redes sociales.

CLUBHOUSE: LA RED SOCIAL DE 2021

Si en 2020 hemos tenido TikTok hasta la saciedad, incluyendo bromas caseras de políticos y toreros, en lo que llevamos de 2021 el éxito parece estar al lado de Clubhouse. Para prueba basta con ver el número de búsquedas en Google del término “clubhouse” durante los últimos meses en España.

Clubhouse Redes Sociales
Clubhouse en Google, fuente: Google Trends

Clubhouse es una red social que se basa en el concepto de salas o habitaciones en las que charlar. Cualquier usuario puede crear una sala para comentar cualquier cosa que le interese. Puede invitar a otros usuarios a participar en ella y publicarla en abierto para que usuarios desconocidos puedan participar (simplemente escuchando o participando de la conversación). También es posible crear una sala para charlar con unos amigos, aunque no tengo claro que eso sea el principal uso de la red social.

De esta forma, la podemos ver cómo una radio que ajusta su programación en tiempo real en base al contenido que sus usuarios deciden crear. Un concepto interesante que ha captado la atención de grandes inversiones. En su última ronda, en enero de 2021, ha levantado una ronda de financiación de 100 millones de dólares liderada por Andreessen Horowitz con una valoración de 1 billón (americano) de dólares.

Clubhouse Redes Sociales
Inversión en Clubhouse, fuente: crunchbase

Es sorprendente la financiación lograda teniendo en cuenta que todavía dicen estar en beta. Se trata de una versión limitada en funcionalidad y capacidad sólo disponible para iPhone. A mi, como usuario de Android, me tocó instalarla en el iPad.

Para evitar un posible colapso, solo te permiten entrar si un miembro te invita y el número de invitaciones que cada usuario tiene son limitadas. Pero esto, que podría ser una forma de evitar llegar al colapso, también es un arma de atracción. Consiguen que un recurso que debería ser infinito, como lo es la suscripción a cualquier red social, se convierta en un recurso escaso y exclusivo. El resultado, una mayor demanda que oferta y un crecimiento disparado.

Si tienes dudas del efecto de esta sensación de escasez, prueba a publicar en Twitter que tienes invitaciones a Clubhouse. Después, más vale que tengas o empieces a correr.

En otras redes sociales llueven invitaciones a Clubhouse
En otras redes sociales llueven invitaciones a Clubhouse

CLUBHOUSE: LA CONTRADICCIÓN DE LA RED SOCIAL

Clubhouse contradice los principios de las redes sociales tradicionales. En general, las redes sociales se basan en la economía de la atención. Su valor no depende solo del número de usuarios sino, en gran medida, de cuantas veces las usemos al día. Por eso, para lograr que cada día las veamos más veces, emplean modelos de inteligencia artificial que tratan de destacar aquello que consideran que va a captar mejor nuestra atención. El mecanismo que siguen para ello y sus consecuencias las describe Sinan Aral en su libro The Hype Machine.

Clubhouse redes sociales
Clubhouse alzanzó los 2 millones de usuarios en enero de 2021

Según datos de 2020, en un día normal, a nivel mundial publicamos del orden de 500 millones de tweets, 10 billones de posts en Facebook y 1 billón de horas de Youtube. En este contexto de sobreinformación y mala información, los algoritmos creados para captar nuestra atención se convierten en nuestra herramienta de búsqueda de información. Pero los objetivos que tenemos son diferentes y eso lleva a problemas como la exageración bienintencionada de “fake news” o la polarización al observar solo informaciones que coinciden con tu opinión.

Pero, dejando a un lado la opinión de Aral, si algo caracteriza Clubhouse es que no trata de luchar por la atención a través de algoritmos, sino que deja al usuario que se suscriba a contenidos y explore libremente las salas abiertas con esos contenidos. Aunque en mi opinión hace un uso excesivo de las notificaciones como forma de reclamar atención, la sensación al usarlo es diferente. Dejándote navegar hasta la siguiente sala en la que quieres entrar.

Esta diferencia se explica también por su diferente modelo de negocio. Según parece, Clubhouse no pretende vivir de la publicidad sino de comisiones a los creadores de las salas. Si esto se materializa, los creadores de contenidos serán quienes deberán pagar por las salas y, para que sea viable, deberán generar ingresos también por ellos. Para ello, Clubhouse les ofrecerá funcionalidad para la venta de entradas, pero no parece descartable que sean los creadores de contenidos los que pasen a insertar publicidad en sus charlas para generar más ingresos. Si esta idea se cumple, seria otro punto en común con la radio tradicional.

De todas formas, la criatura ha nacido hace poco y hay que darle tiempo para ver su evolución.

MI EXPERIENCIA EN CLUBHOUSE

Llevo tres semanas usando la aplicación y he visto una progresión muy interesante. Los contenidos generados en Estados Unidos son de elevada calidad, con personas de referencia hablándonos de lo humano y lo divino. Los contenidos creados en España empezaron flojos pero en estas tres semanas he visto una mejora importante. Entiendo que es fruto de la inexperiencia con el medio y creo que, si sigue así, en unos meses podemos lograr un material interesante generado en España.

La mayor pega, que siendo usuario de Android no me queda más remedio que usarla en el iPad y no es lo más cómodo. Pese a ello, seguiré usándola esperando que algún día saquen la versión Android. Por el momento me está pareciendo más entretenida e interesante que algunos postcasts que solía escuchar.

TWITTER SPACES Y OTRAS REDES SOCIALES DE AUDIO

Clubhouse no es la única red social que nace con la voz. Cappuccino es otra creación reciente 100% audio que te permite grabar historias, llamadas “beans”, para que tus amigos puedan escucharlos. Se trata de grupos de amigos cerrados y puedes escuchar los audios de todos tus amigos en un momento del día. De esta forma, Capuccino tampoco parece estar peleando por tu atención al mismo nivel que las tradicionales.

Discord empezó en el mundo del gaming permitiendo que los jugadores hablaran mientras jugaban pero ha dado el salto al público en general alcanzado 7 millones de usuarios a finales de 2020. Discord te permite comunicarte con otros usuarios que estén conectados a través de voz o a través de mensajes que son escritos por un servicio de traducción de voz a texto. De esta forma, en un origen, los jugadores podían chatear sin necesidad de emplear las manos ni perder la concentración de la pantalla.

Discord, futuro de redes sociales
Discord, el futuro de las redes sociales es audio

Las redes sociales tradicionales no son ajenas a esta tendencia y, por ejemplo, Twitter lanzó en verano del 2020 los tweets de voz dando la posibilidad a sus usuarios de grabar su voz e incorporarla a su “timeline”. Posteriormente, a finales de 2020, lanzó Twitter Spaces que permite el establecimiento de conversaciones entre diversas personas en vivo. Una idea curiosamente similar a la de Clubhouse.

De todas formas, probablemente, la primera de ellas que fue consciente del potencial de la voz fue Whatsapp. Tanto es así, que, en mi opinión, Whatsapp divide a las personas en dos grupos: los que seguimos empleando el teclado en la mayor parte de mensajes y los que nunca volverán a usarlo.

Veremos si el resto de las redes sociales tradicionales siguen el camino de Twitter creando sus propias versiones de voz.

REDES SOCIALES Y LIBRE EXPRESIÓN

Con cualquier red social, llega la polémica. Tanto Discord como Clubhouse están teniendo serias polémicas por estar siendo utilizadas por grupos extremistas, como, por ejemplo, en la llamada al asalto al Capitolio de Estados Unidos en enero de 2021. De nuevo el eterno dilema, ¿hasta qué punto deben las redes sociales moderar los contenidos que en ellas se producen?

Twitter el futuro de redes sociales
Tweet de Trump previo al asalto al capitolio

Es un problema sin solución que incita apasionadas discusiones:

  • no moderar es peligroso porque se puede utilizar el medio para fines delictivos
  • pero, moderar es también peligroso porque entre moderación y censura hay un estrecha frontera

Recordemos la polémica tras el reciente bloqueo de la cuenta de Trump en Twitter. Tras el bloqueo, Twitter comunicó que se trata de una decisión tomada por una empresa privada que tomaba sus propias decisiones, que las condiciones de uso le amparaban y que si Trump lo deseaba podía cambiarse a otra red social.

Pero eso no es así. Como comenta Jaron Lanier en su cruzada contra las redes sociales, la concentración de poder genera una relación absolutamente asimétrica (ver ¿Quién controla el futuro? y tus datos). Puedes cambiarte de red social, en un mercado limitado en el que no hay tantas opciones como te gustaría, pero tras el cambio debes lograr que tus seguidores te sigan en esa otra red social.

Volviendo a “The Hype Machine”, Aral opina que debería ser posible la migración de red social. Según él, como usuario, deberías poder cambiar de red llevándote todos tus contactos y contenidos. Aunque sea complicado, creo que vale la pena profundizar en la idea. Las redes sociales se están convirtiendo en un servicio de comunicación básico e, igual que hace unos años se estableció la portabilidad entre operadores, quizá sea necesario establecer un servicio de portabilidad entre redes sociales.

Para ello sería necesario contar con una identidad digital única que pueda identificarnos como propietarios de cuentas en todas estas redes sociales. De esta forma, la portabilidad podría ser posible aunque de nuevo, eso chocaría con nuestra privacidad y anonimato.

REDES SOCIALES DESPUÉS DE MUERTO

Puestos a recopilar noticias, recientemente leía que Microsoft había patentado una tecnología para registrar la voz y vídeos de una persona de tal forma que pudieran ser utilizados tras su muerte. Pronto, Microsoft anunció que renunciaba a su idea por la alarma creada, pero la realidad es que existen otras empresas trabajando en esa misma línea.

Combinando esos registros de nuestras vidas con tecnologías actualmente existente (basta con ver el vídeo de Cruzcampo y Lola Flores), no parece descabellado lo que propone Microsoft. Llevado al extremo, ¿podremos hablar con nuestros familiares fallecidos a través de redes sociales?

El test de Turin ha sidosuperado, ya hablamos con bots sin nisiquiera saberlo. También hay bots hablando con otros bots. En una sociedad en la que consideramos la muerte una enfermedad, quizás no sea tan descabellado.

REFERENCIAS

A continuación, las referencias empleadas en este post:

VIDEO KILLED THE RADIO STAR

En un blog que se define como “Negocio y tecnología digital con algo de rock” esto es muy incoherente, pero, después de la intoducción, no tiene remedio.

Algunas cosas solo fueron posibles en los 80, una de ellas es este vídeo: The Buggles y su “Video killed the radio star”.


En los 80, el video casi mata a la radio

PDTA: Si buscas algo más rockero te recomiendo lo que escuchaba al escribir este post: Heretics de Toadies.

¿Interesante? Suscríbete, compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *