Cargando
La Teoría de la Simulación: ¿habremos subido un nivel?

La Teoría de la Simulación: ¿habremos subido un nivel?

2020 ha sido el año de la pandemia y 2021 ha empezado con fuerza: a la enésima ola (empiezo a perder la cuenta) con confinamientos, alarmas y crisis; se ha unido el asalto al Capitolio de EEUU, la nevada del siglo (por ahora) en media España y un amago de terremoto cerca de casa (2,4 escala Richter). Todo esto, en 15 días.

Si estuviera en un videojuego significaría que he subido de nivel pero, eso es una tontería. ¿No?

Algunos pensaréis que he perdido la cabeza pero, la verdad es que, la idea no es mía sino de gente mucho más espabilada que yo: profesores de Oxford (creadores de la Teoría de la Simulación), del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), empresarios de éxito e, incluso, algún premio Nobel están hablando seriamente de ello.

La Teoría de la Simulación: ¿habremos subido un nivel?
Asalto al Capitolio: ¿puede ser real o es una simulación? (Fuente: ABC)

EL ORIGEN DE LA IDEA: DE MATRIX A PLATÓN

Hace más de 20 años se lanzó Matrix, una sorprendente película en la que Neo y sus compañeros se despertaban después de años conectados a un mundo virtual en el que las mentes de los humanos convivían con personajes creados por un super inteligencia artificial.

A la vez, en el mundo real, la misma super inteligencia artificial cría humanos en modernas granjas con el objetivo de utilizarlos para generar la energía que necesita. Somos los cerdos del futuro y el mundo virtual es el entretenimiento que permite a la IA mantenernos bajo control. En ese mundo virtual los humanos se sienten libres y toman sus decisiones sin ser conscientes de la virtualidad del mundo y su existencia real fuera de ese mundo.

Pero la idea de Matrix no es original. Existen diversas referencias muy anteriores de las que destacaré la “Alegoría de la Caverna” de Platón solo 2.400 años antes. En esta alegoría, Platón describe cómo hombres prisioneros desde su nacimiento viven encadenados en el fondo de una caverna mirando a una pared. Estos hombres consideran que su mundo se limita a la pared y que los personajes de ese mundo son las sombras de otros hombres que se mueven por su espalda, pero ellos nunca alcanzan a ver. Si uno de estos hombres se liberara de sus cadenas, el mundo exterior le sorprendería a la vez que le asustaría y el sol, después de tantos años en la caverna, cegaría sus ojos. Si trata de volver a liberar a sus compañeros, estos, acostumbrados al mundo de su pared, probablemente, le mataran.

TEORÍA DE LA SIMULACIÓN

En 2003, Nick Bostrom, filósofo sueco y profesor en la Universidad de Oxford, elevó lo imaginado en Matrix a ciencia con su Teoría de la Simulación. Ese año, publicó “Are you living in a computer simulation?” y posteriormente creó la página web “The simulation argument” en la que, además de recoger sus ideas, recopila multitud de documentación científica con argumentos a favor, y también en contra, de su teoría.

En “¿Estamos viviendo una simulación por ordenador?”, Bostrom argumenta que como mínimo una de las siguientes proposiciones es cierta:

  1. La especie humana se extinguirá antes de alcanzar un estado “posthumano” en el que disponga de la capacidad tecnológica para ejecutar simulaciones
  2. Es improbable que cualquier civilización “posthumana” ejecute simulaciones
  3. Es muy probable que vivamos en una simulación
Nick Bostrom explicando su Teoría de la Simulación

Respecto a la primera proposición: tal como ha evolucionado la tecnología, pensemos en el realismo y velocidad de videojuegos actuales frente a los de los 90, ¿tiene sentido pensar que no seguirán mejorando? La Ley de Moore nos ha descrito un crecimiento exponencial de la capacidad de cálculo (ver El Origen de la Transformación Digital: Moore, Metcalfe y Gilder). Si seguimos mejorando la tecnología, ¿no llegaremos a disponer de la suficiente tecnología para ejecutar estas simulaciones? No es importante cuándo, sino si lo lograremos algún día.

La segunda proposición, conociéndonos, ¿de verdad creemos que no nos interesará ejecutar esas simulaciones cuando dispongamos de la tecnología suficiente? Aunque el alcance de las simulaciones sea más básico, con lo que tenemos en este momento, lo estamos haciendo ya. De hecho, mientras escribo este post, mis hijos están jugando en Roblox. Siendo así, ¿dejaremos de hacerlo en un futuro?

Un paréntesis, para quien no lo sepa, Roblox es un juego similar a Minecraft en el que avatares de los jugadores se mueven por mundos virtuales. Si pensamos que nuestro universo es demasiado enorme para ser simulado, recordemos que Kurt J. Mac lleva desde 2011 “andando” por el universo de Minecraft tratando de encontrar su límite. En ese límite, conocido como “Far Land”, los algoritmos de generación del entorno empiezan a fallar. Pese a llevar 10 años “andando”, y publicándolo en Youtube, no ha sido capaz de alcanzar el límite aunque sí ha logrado el World Record Guinness al recorrido más largo en Minecraft.

Volviendo a la teoría de Bostrom, en contra de la primera proposición, parece posible que una civilización “posthumana”, independientemente del tiempo que lleve, disponga de la capacidad de cálculo y tecnología suficientes para realizar simulaciones. En contra de la segunda, también parece probable que esa civilización tenga interés en realizar esas simulaciones, porque a otra escala ya las estamos haciendo ahora.

Partiendo de la existencia de tecnología e interés, cabe pensar que el volumen de “personas” que formen parte de esos universos simulados será mucho mayor que el volumen de “posthumanos” definiendo las simulaciones. Por ello, es muy probable que nuestro mundo sea una de esas simulaciones y nosotros mismos formemos parte de ella. Esto haría cierta la tercera proposición.

De esta forma, nosotros nos convertiríamos en los hombres encadenados en la caverna de Platón y nuestro mundo, supuestamente real, la pared de la caverna en la que vemos moverse las sombras. Pero, quizás, no sea así. Porque, quizás, no existamos en ningún mundo real (como existen los humanos en las granjas de Matrix) sino que seamos 100% digitales, producto de la propia simulación y sin vida fuera de ella.

Si piensas que todo esto es una broma, lee atentamente lo que opina un Premio Nobel de Física sobre el interés que, para civilizaciones «posthumanas», tendría tener miles de millones de «personas» formando parte de simulaciones:

“Si eres antropólogo/historiador y quieres entender el ascenso y la caída de las civilizaciones, entonces tienes que realizar muchísimas simulaciones en las que participen millones o miles de millones de personas”.

George Smoot, professor del MIT y Premio Nobel de Física en 2006

VOCES QUE DEFIENDEN QUE VIVIMOS EN UNA SIMULACIÓN

Desde que Bostrom publicó su Teoría de la Simulación en 2003, multitud de filósofos, científicos y tecnólogos han opinado a favor de su teoría. Una voz destacada es la de Rizwan Virk, Director de PlayLabs en el MIT, que afirma que el universo tal como lo conocemos es un enorme juego de rol. Nosotros no somos conscientes de ello porque, probablemente, no existimos fuera del juego. Por tanto, nuestro objetivo debería ser entender el objetivo del juego para … ¿pasar de nivel?

Según Virk, las probabilidades de que todo sea una simulación son mucho más elevadas de las de que seamos no simulados.

Otra voz destacada es la de Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX. Musk dijo en una conferencia en 2016:

“La probabilidad de que nuestro mundo sea real es de una entre miles de millones”

Elon Musk

David Kipping, profesor de la Universidad de Columbia, no coincide con las estimaciones de Musk. Según Kipping, Musk parte del error de considerar que las 2 primeras opciones del trilema de Bostrom son falsas. Es es suponer demasiado. Kipping reduce las tres opciones a dos (1.- no existen las simulaciones o 2.- somos parte de una simulación) y, aplicando inferencia bayesiana, concluye que la probabilidad de ambas opciones es casi idéntica (50%).

Pese a ello, Kipping advierte: si en un futuro los humanos son capaces de crear una simulación en la que sus personajes se sientan “conscientes” como nosotros, el resultado del nuevo cálculo de probabilidades sería totalmente diferente. En ese caso, la probabilidad de que formáramos parte de una simulación sería casi del 100%.

Muchos otros científicos han tratado de demostrar que sí vivimos o que no vivimos en una simulación pero una de las explicaciones más interesantes, y divertidas, que he encontrado este “TEDx talk” de George Smoot. Smoot es físico y profesor en el MIT además de Premio Nobel de Física en 2006. En esta charla, Smoot trata de convencer a los asistentes de que forman parte de una simulación. Os dejo el vídeo a continuación (20 min, inglés).

Smoot explicando, con mucho humor, la Teoría de la Simulación

Otra investigación interesante es la de Houman Owhadi del California Institute of Technology. Owhadi parte de la idea de que disponiendo de un poder de computación infinita, dado el nivel de realismo que se podría lograr, sería imposible identificar desde dentro de la simulación si se trata de un mundo virtual o no. Pero, si la capacidad de cálculo es limitada tiene que ser posible identificar esos límites de la simulación. En este escenario, Owhadi defiende el uso de la física cuántica para la identificación de posibles errores que demuestren que vivimos en una simulación. A partir de ahí, definió 5 experimentos que pretende ejecutar para identificar esas limitaciones.

Otros investigadores, como Zohreh Davoudi de la Universidad de Maryland, parten de la misma hipótesis de recursos de computación limitados para asumir que deben existir errores en el Matrix y tratar de identificarlos.

VOCES EN CONTRA DE LA TEORÍA DE LA SIMULACIÓN

No quiero la responsabilidad de convencerte de que estamos juntos en una simulación por lo que, antes de seguir, es importante que sepas que también hay científicos que descartan la Teoría de la Simulación.

Son muchos pero, permitidme hacerme eco solo de una, de la profesora de física de la Universidad de Harvard Lisa Randall, que, en 2016, indicó que la probabilidad de que la teoría de la simulación sea correcta es radicalmente cero. En su opinión, no existe ninguna evidencia que haga pensar que la simulación existe ni ninguna razón para pensar que seres superiores se molesten en simularnos.

TEORÍA DE LA SIMULACIÓN Y RELIGIÓN

La religión también se ha empleado como argumento para descartar o demostrar la Teoría de la Simulación.

Silvester James Gates, de la Universidad de Maryland, o Rich Terrile, de la Nasa, son algunos científicos que consideran que la existencia de la religión nos indica que podemos vivir en una simulación. La Teoría de la Simulación coincide con muchas religiones en la existencia de un ser superior capaz de crear el mundo, un arquitecto supremo que capaz de definir, programar, lanzar y controlar la simulación.

AFICIONADOS A LA BÚSQUEDA DE EVIDENCIAS

Hace años estuve leyendo sobre este mismo tema y aterricé en la web de un grupo organizado de personas que trataban de encontrar evidencias de que el mundo real no era real sino una simulación.

Prueba de que vivimos en una simulación
Bancos repetidos: ¿demuestra esta imagen que vivimos en una simulación? (Fuente: Vulture)

Partiendo también de la limitación de la capacidad de cálculo y, quizás, de la incapacidad de los programadores de desarrollar algo con 0 «bugs» (errores); este grupo trata de encontrar los límites. Al igual que Kurt J. Mac en Minecraft, este grupo trataba de encontrar los “Far Lands” de nuestra simulación: aquellos puntos en los que los algoritmos que generan el entorno en el que nos movemos empiezan a hacer aguas.

Igual que en la película Matrix se veía a un gato negro pasar dos veces por el mismo escenario y eso era indicativo de un error en el software, este grupo trata de encontrar errores “caseros” en el software que compone nuestra simulación.

Por desgracia, no recuerdo el nombre del grupo y no he sido capaz de encontrarlo de nuevo aunque sí he encontrado multitud de imágenes con personas y objetos duplicados que dicen demostrar que existen “bugs” en la simulación en la que vivimos. En este post he dejado un curioso ejemplo de un banco duplicado: ¿será Photoshop, una broma del instalador o una prueba de que vivimos en una simulación?

Si conoces el nombre del grupo al que me refiero, no dudes en comentarlo.

CONCLUSIONES SOBRE LA TEORÍA DE LA SIMULACIÓN

Pese a la multitud de científicos tratando de demostrar la existencia o inexistencia de la simulación, otros como Marcelo Gleiser, físico y filósofo en el Dartmouth College, opinan que si estuviéramos dentro de una simulación no entenderíamos las leyes que rigen el mundo real ni los cálculos posibles fuera de nuestra simulación. Por eso, tratar de responder a esta pregunta a partir de nuestro conocimiento, es inútil.

Por eso, en este post no concluyo nada salvo que, para ser el primero de 2021, me ha parecido un tema divertido. Lo que sí está claro, pienses lo que pienses respecto a la Teoría de la Simulación, es que 2021 es un año que promete y más vale que nos preparemos para ser fuertes.

REFERENCIAS

Vivimos en una simulación: Teoría de la Simulación, Nick Bostrom
Pista de esquí en pleno Madrid (Enero de 2021), ¿será un error de la simulación?

PEARL JAM

Mankind (1996) es la primera canción de Pearl Jam en la que Eddie Vedder se limita a la tocar la pandereta. No fue la última. Con ella, Stone Gossard compone una buena canción y, cuando coge el micrófono, demuestra que Vedder es mucho Vedder.

La canción trata de la superficialidad con la que afrontamos nuestras vidas y quizás este post sea una prueba de ello pero, la verdad, me he reído un buen rato preparándolo. Si vivimos en una simulación, habrá que disfrutarlo.

«It’s all just inadvertent imitation and I don’t mean mine
It’s all across this nation
If it’s just inadvertent simulation, a pattern in all mankind
What’s got the whole world faking it, yeah?»

Pearl Jam, Mankind, No code, 1996
Mankind – Pearl Jam

¿Interesante? Suscríbete, compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *